Gestion Up

¿QUE PRIORIZAR EN CADA ETAPA DE TU NEGOCIO?

¿QUE PRIORIZAR EN CADA ETAPA DE TU NEGOCIO?

 

En este episodio quiero compartirte un tema clave sobre el futuro de tu negocio: y es saber o entender en qué etapa de crecimiento estás.

Siendo consciente de la etapa en la qué te encontrás vas a tomar decisiones asertivas qué te ayuden a vos y a tu negocio a pasar al siguiente nivel.

 

Una de las principales causas de porqué las dueñas nos convertimos en cuello de botella es qué no sabemos en qué etapa de negocio estamos.: o vamos demasiado rápido o vamos demasiado lento.

 Y la idea es encontrar el ritmo justo.

¿Qué ocurre cuando no reconocemos la etapa en la qué nos encontramos?

Lo qué genera no saber la etapa de negocio en la qué estás es qué:

  • Podés sobre estructurar el negocio: invertir  de más.
  • Por el contrario podés sub-estructurar el negocio: invertir de menos.
  • Si aún no está validada tu idea a fondo, ofrecés tus productos y/o servicios a demasiados clientes o tenés demasiada variedad de ofertas lo qué provoca qué empieces a competir por precios disminuyendo tu rentabilidad.
  • Si estás en una etapa de mucha venta, y no profesionalizás te estancás.
  • Y todo esto no hace más que generar el agotamiento de la DUEÑA y sobre todo que el crecimiento no sea sano.

 

Las 4 etapas de crecimiento de un negocio digital y que priorizar en cada una de ellas

 

1. Origen: Comenzaste tu negocio y tenes tracción pero no suficientes clientes.

Estás  en demasiados proyectos y es normal decir sí a todo. No aplicás criterios de selección de clientes porque necesitás dinero. Vas a ciegas o guiada por tu intuición.

 

Foco: Validar, validar, validar. Probando tus productos y/o servicios con el menor esfuerzo posible. Por eso es vital focalizar en pocos productos y/o servicios principales y obtener excelentes testimonios qué te ayuden a seguir vendiendo.

 

2. Impulso: El negocio ya funciona. Hay demanda para lo que vendés. Tenés clientes y hay espacio para crecer. No estás en tu máxima capacidad.Le estás metiendo combustible para que cada vez vaya más rápido. Hay demasiadas ideas.  Hay dispersión y falta de foco. Sensación de que aún no llegué.

Es insostenible porque no podés estar echando combustible todo el tiempo.

 

Foco: 

  • Lograr ventas qué cubran tus costos. 
  • Centrarte en un nicho para no ofrecer de todo y a todos. Dejar de ser la navaja suiza qué sirve para todo.

 

3. Velocidad: Tenés clientes, pedidos, y estás en tu máxima capacidad. No podés crecer más tal como lo has hecho hasta ahora. No tenés una estructura sólida para crecer. La escalabilidad está en juego. El crecimiento de tu empresa ha dependido de tu esfuerzo.

 

Foco: 

  • Tenés que pasar de autoempleada a empresaria. Empezar a pensar como CEO y tener una visión más global y estratégica.
  • Asumir tu rol de liderazgo y delegar tareas operativas.
  • Implementar procesos, crear equipo, revisar tu modelo de negocios.
  • Reducir lo complejo y hacerlo simple.

 

A veces llegamos a esta etapa muy rápido y sin darnos cuenta de qué realmente tenemos un negocio o esta sería la etapa de quiebre en la qué repensamos lo qué queremos realmente para nosotras. 

 

Llegar a la fase de Velocidad puede ser muy duro: no hay tiempo y el dinero no es qué sobra demasiado porque hasta este momento no habíamos tomado consciencia de la necesidad de gestionar nuestro dinero para hacer crecer el negocio.

 

Es una fase decisiva y es en la qué más me enfoco con mis productos y servicios.

 

¿Está mal ser autoempleada?

Quizás no sería la pregunta adecuada sino más bien: ¿Qué es lo qué quiero o espero de mí?

Porque la mayoría de los profesionales no tienen un negocio alrededor de sus servicios sino qué simplemente son prestadores de servicios, y eso está perfecto si es lo qué vos querés. Si estás cómoda en ese lugar.

Ahora si sos más ambiciosa, querés generar dinero sin estar detrás de cada venta, o simplemente tener tiempo libre: tener un negocio digital ordenado es lo qué te va ayudar a conseguir ese sueño. 

 

Aunque te anticipo qué esto no funciona como un botón de prende y apaga, más bien funciona como un acelerador donde empezamos poniendo primera, segunda, tercera y llegamos a la siguiente fase de Velocidad Crucero.

 

4. Crucero: ¡Reconquistas tu vida! Dejas de intercambiar tiempo por dinero.

Haz creado tu ecosistema capaz de facturar sin tener que poner más tiempo.

Tenés tu equipo soñado.

Foco: 

  • Los mayores desafíos son internos y de organización.
  • Tener clara tu visión e hidratarla constantemente.
  • Generar ventas que no dependen de tu tiempo.
  • Tener un sistema de ventas 90% automatizado.
  • Si te vas de vacaciones seguír generando.
  • Escalar lo ya creado con visibilidad.

 

Me encanta la metáfora de la velocidad crucero: porque me da tranquilidad pensar que mi negocio funciona con una velocidad constante, generando ingresos predecibles y qué también me da la posibilidad de seguir manejandolo: porque si quiero freno, si quiero acelero.

La posibilidad de negocios 100% en piloto automático está presente también. Aunque todavía no la he experimentado. Confieso qué estoy trabajando para ese nivel. 

Por eso hoy mis servicios se centran en las dos últimas fases de crecimiento del negocio digital: VELOCIDAD Y CRUCERO.

 

Si te sentís identificada en alguna de estas etapa quiero decirte qué muy pronto abriré las puertas para trabajar de manera íntima y personalizada con un grupo de dueñas qué estén listas para crear procesos, documentar y diseñar sistemas para qué el negocio funcione como un relojito.

 

¿Me acompañás a leer la historia de una clienta amiga?

Se trata de Virginia qué se dedica al Diseño Gráfico. 

Como todo profesional qué quiere ser independiente comienza a ofrecer sus servicios de manera personalizada. Dicho en mis términos: se convierte en una intercambiadora serial de tiempo.

En sus inicios ella ofrecía servicios de identidad para grandes, pequeñas y medianas empresas. También ofrecía el servicio de impresiones, cartelería y un largo etc. Una locura.

Claro, clientes no le faltaban pero lo qué sí había perdido era libertad de tiempo.

 

Se acerca a mí para pedirme ayuda en la organización de su marca. Pues estaba esperando su primera hija, con lo cual la intención puesta en liberar tiempo era muchísima.

Trabajamos sobre los pilares de su modelo de negocios: 

  • Clientes: segmentamos mejor su público y eliminamos los qué no estaban alineados a sus valores y estilo de marca.
  • Propuesta de valor: estandarizamos, empaquetamos y simplificamos los servicios.

Cuando toca analizar el área de recursos y finanzas: le propongo hacer 2 ejercicios clave:

  • una evaluación financiera y
  • Un análisis de tiempo.

Las fichas qué cayeron aquí fueron tremendas.

Por un lado se dió cuenta de que su negocio estaba sub dimensionado. Básicamente Virgi no invertía en su negocio: todo iba a su bolsillo.

 

Y por otro: no dedicaba tiempo a diseñar un modelo de negocios, por el contrario trabaja casi el 100% de su tiempo para sus clientes.

 

Entonces me animé a preguntarle, con el debido respeto: “¿Querés seguir siendo tu empleada o querés ser una dueña con todas las letras?”

 

Yo ya sabía la respuesta, pero tenía qué hacerle ver su realidad.

Me dijo: Quiero ser dueña. 

Insistí con una segunda pregunta: ¿Por qué querés ser dueña? 

“Pao no quiero estar en el centro de todo, quiero prepararme para vivir mi embarazo y el resto de mi vida con más tranquilidad”

 

Vir se encontraba en una fase de Velocidad pero había tocado el techo y ya no podría seguir creciendo como lo había hecho hasta ahora.

El método a través del cual le llegaban clientes había sido imperfecto: el boca a boca la estaba quemando.

 

En síntesis:

El proceso para qué Vir pasara de Velocidad a Crucero fue justamente un proceso. 

Hasta me animaría a decirte qué volvimos a la etapa de origen, pero en lugar de qué le tomara años pudo avanzar nuevamente de etapa a etapa sabiendo dónde poner el foco y las prioridades, de una manera más ágil.

Por lo qué en menos de 12 meses Vir ya era mamá, y pasó nuevamente por la fase de velocidad de sin sufrir, sabiendo cuáles eran los pasos a seguir.

El otro día me contó qué ya está armando el equipo de diseñadoras juniors para liberarse aún más del negocio.

 

Y eso me puso muy feliz.

 

“Podemos lograr todo lo qué nos propongamos pero no todo a la vez”

 

Por último quiero dejarte la invitación a qué te suscribas a mi audio curso: Travesía Digital, una serie de 4 audios para aprender a conducir tu negocio como una verdadera empresaria.

 

Escuchar aquí el Audio Curso.

 

Abrazo, Pao.

 

 

Gestion Up
Gestion Up
¿QUE PRIORIZAR EN CADA ETAPA DE TU NEGOCIO?
/
¿Quién soy?

¿Quién soy?

Soy Pao, una contadora friki de los procesos y sistemas.
Especialista en gestión de negocios y coach ontológica.

Te enseño a organizarte para impulsar tu negocio digital con orden y rentabilidad.

¿Qué tema
te interesa?

.

Descubre cómo liderar tu negocio digital
desde una mentalidad empresarial.

.