Gestion Up

Potenciá tu creatividad

¿Cómo se nos ocurren las ideas?

La creatividad se alimenta de ideas, y éstas se crean en el cerebro, nuestra mente.

Y cuando el cerebro está más relajado, aparecen más ideas. Estas pueden ser rutinarias, conocidas o no importantes y, a veces pueden ser ideas que podemos llamar creativas. Cuántas más se nos ocurran, más chances tenemos de que alguna sea creativa.

En resumen, las ideas son la combinación azarosa de conceptos, vivencias, ejemplos, pensamientos, historias que ya estaban almacenadas en nuestra memoria. La novedad es la forma en que combinamos lo ya conocido.

Cuanto mayor sea nuestra claridad mental, cuánto menos ruido haya en nuestro consciente, cuanto más tranquilos estemos, disfrutando, o haciendo algo que realmente nos gusta más posibilidades tenemos de que aparezcan ideas o revelaciones.

Ahora bien, hay que producir y generar muchas ideas antes de limitarse a pensar en una que esté buena o que sea diferente. Para esto hay que pensar de manera fluída, sin criticarse, sin juzgarse, sin evaluarse. Al principio hay que soltarse, desinhibirse y dedicarse a generar.

En este proceso de generación de ideas lo importante es capturarlas de inmediato en el papel o en el celular, o tablet, o en cualquier otro dispositivo. Luego releemos las notas, para ir tachando aquellas que no sirvan, y las vamos clasificando.

El pensamiento creativo depende mucho de este continuo pensar de ideas de manera que sea lo suficientemente largo como para eliminar al principio aquellas ideas comunes, habituales y poder producir las más inusuales o imaginativas.

Estos son algunos ejercicios para que tu pensamiento sea más fluido y creativo.

  1. Hacer listas de cosas, es una manera muy poderosa de incrementar la fluidez de tu pensamiento. Por ejemplo hacé una lista en pocos minutos de todos los usos posibles que puede tener una bicicleta. Es probable que se te ocurran muchas cosas pero también te vas a acensurar algunos pensamientos y vas a listar solo las más obvias. Para poder romper con esa censura, necesitas ser flexible. Permitite escribir un montón de otras ideas. La flexibilidad a nivel pensamiento significa la habilidad para ver más alla de lo ordinario y lo convencional. Significa tener un rol de pensamiento donde se improvise más.
  2. Escribí una oración de cuatro palabras («desayuno cereales casi siempre»). Escribí oraciones de cuatro palabras, donde cada palabra empiece con la primera letra de la oración original. Por ejemplo, la «d» de desayuno, la «c» de cereales, la «c» de casi y la «s» de siempre: Días calurosos con sol o Donan cien casas solares.

Fuente: del libro «Agilmente». Bachrach, Estanislado – 17° ed –  Buenos Aires: Sudamericana. 2014

¿Quién soy?

¿Quién soy?

Soy Pao, una contadora friki de los procesos y sistemas.
Especialista en gestión de negocios y coach ontológica.

Te enseño a organizarte para impulsar tu negocio digital con orden y rentabilidad.

¿Qué tema
te interesa?

Descubre cómo liderar tu negocio digital
desde una mentalidad empresarial.